Hacer cine político: Entrevista a Mario Rosales

Posted on February 25, 2014


Logo #ARTEporLaVida final WebEl cine, como cualquier otro gesto en la vida, es político. Aunque, existe un tipo de cine que se considera “comprometido” con alguna cuestión política determinada, por ejemplo Raymundo Gleyzer exponiendo la corrupción sindical de los ’70 con Rucci a la cabeza. En este marco se inscriben hoy en día una gran cantidad de realizadores que exponen ciertas realidades frente al espectador. Lo que suceda después es responsabilidad de quien fue a ver la película.

Uno de estos directores es Mario Antonio Rosales, director guatemalteco que vive hace unos años en Nueva York donde trabaja como productor del programa Nueva York para el canal CUNY tv, quien dirigió la película El regreso de Lencho que se presentó en el 26º Festival Internacional de Cine de Mar del Plata.

El Regreso del Lencho

La película fue filmada en Guatemala donde la situación política en torno a la libertad de expresión se encuentra en estado grave. A partir de la necesidad de entender las razones por las cuales el establishment lucha con tanta vehemencia contra esto es que nace la siguiente entrevista a Mario Rosales, el director guatemalteco que no se banca que le digan que de esto o aquello no se puede hablar. Esta película fue dedicada al joven Chino (parte del reparto de la película), que fue asesinado por la policía guatemalteca.

Así como sucede en la película en donde el artista callejero, Lencho, regresa a Guatemala de Nueva York, Mario lo hizo a partir del 2008 para realizar este film y exponer un mundo que a LatinoAmérica toca de cerca: la lucha contra la libertad de expresión y el arte.

“La expresión de una persona es todo lo contrario a ser un consumidor sin opinión que sólo consume y trabaja sin expresarse […] De ahí que la expresión sea fácilmente vista como un acto terrorista.”

¿Por qué filmás?

Es sin pretensión una necesidad diaria. La creación de imágenes, de ir hilvanando historias, a través de distintos medios, la foto, la pintura, la escritura, el cine, que se van complementando y mi vida gira alrededor de la producción de imágenes en todos estos medios.

¿Por qué hiciste el Lencho?

Nació de una necesidad de sacar toda la rabia por el ataque que sufrió mi hermano por parte de la policía en Guatemala. –El hermano de Mario recibió un balazo en la pierna por ser considerado un marero (mafioso). Esta es la excusa que encuentra el gobierno para luchar contra los artistas y callarlos.-

¿Te preocupó filmar en Guatemala?

La vida en general en Guatemala preocupa, ya filmar es lo de menos, pero si con cuidado con todo el proceso, el trabajo y lo que implicaba.

¿Por qué creés que ciertos gobiernos le tienen tanto miedo a los medios de expresión?

Le tienen miedo a la expresión en si, la expresión de ideas y de opiniones. No quieren a una sociedad que se exprese. La expresión es la producción de ideas llevándolas al pragmatismo, la acción concreta, muchas veces a través del arte, y estas ideas y su expresión son un mensaje que genera pensamiento, reflexión y una respuesta, y usualmente trae una critica de la realidad, hablando de la realidad de un país.

La expresión de una persona es todo lo contrario a ser un consumidor sin opinión, que sólo consume y trabaja sin expresarse, mas que a través del mismo consumo y la linea de servicio al cliente de lo que compra. De ahí que la expresión sea fácilmente vista como un acto terrorista.

El arte callejero reflejado en la película.

Lencho regresa a Guatemala al igual que vos para hacer esta película.
¿Qué relación encontrás entre tu historia como realizador
y la de Lencho quien “vuelve para generar un cambio”
como decís en el trailer?

Los dos regresamos a Guatemala después de un viaje, colaboramos con colectivos y a través del trabajo artístico buscamos provocar un cambio.

“La expresión artística invita al impulso de provocar la acción.”

¿Cambió en algo la situación artística en cuanto a las
libertades en los últimos años en Guatemala?

Pues en Guatemala entró un gobierno de un ex-militar desde el año pasado y definitivamente eso es un gran cambio, no necesariamente para bien.

Decís que la situación está menos jodida en Guatemala ahora con el nuevo gobierno.
¿Cómo tomás el asesinato del Chino y por qué creés que pasó?

No, yo digo que la situación esta mucho mas jodida en Guate, no menos jodida. El asesinato del Chino son todas políticas de limpieza social y persecución contra la juventud que ha tenido el gobierno desde mediados de la década pasada y son políticas que vienen de los Estados Unidos. Guatemala recibe armamento y entrenamiento, todas esas guerras contra las maras o contra el narco, y con eso encubren desapariciones y muertes a activistas políticos, lideres comunitarios y otros, y eso en Guatemala viene desde la guerra civil cuando el gobierno de Guatemala recibió millones de dólares en armamento y entrenamiento en la Escuela de las Américas.

Siempre sigue siendo una intervención política en el país. Porque no dan mejor apoyo para educación y cuestiones sociales, pero la misma millonada que dan para la supuesta seguridad, que no existe.

cBKJ9haeP82KAh4B

¿Te sentís un exiliado?

Pues mas que exiliado, me sentiría un inmigrante. Salí de Guatemala por buscar oportunidades de estudio y profecionalización, vine a estudiar cine a Nueva York, no vine por razones de persecución política, esa no fue mi realidad. Seria una gran mentira.

“Guatemala recibe armamento y entrenamiento, todas esas guerras contra las maras o contra el narco, y con eso encubren desapariciones y muertes a activistas políticos”

¿Puede el cine y el arte ayudar a cambiar la situación en países
dónde la libertad de expresión está comprometida?

Definitivamente el cine y el arte en general pueden provocar cambios en las sociedades, a muchos niveles. Puede cambiar a las personas que pueden generar ese cambio. La expresión artística invita al impulso de provocar la acción. Este es el primer paso.

Ahora estamos armando la campaña social #ARTEporLaVida en Guatemala, con colectivos de artistas de Guatemala, Colombia y Nueva York, y la idea es llevar el mensaje de la película a la acción, y el mensaje es eso la acción en si, como el arte genera comunidad y los colectivos ahora son una parte importante ahora en sociedades latinoamericanas, en las que fueron sistemáticamente aniquilados los sindicatos o cualquier otra organización social. Estamos organizando una serie de festivales de arte, con foros de derechos humanos, pintadas de murales, hip hop, poesía y arte en general, la idea es crear una plataforma para la expresión

El pueblo no puede ser nunca enemigo de sí mismo…
Gracias a Mario por la entrevista y la amistad a la distancia.

Esta nota fue publicada en Alta Peli el 5 de marzo del 2013.

Posted in: Alta Peli, Politics